marketing-ventas-diferencia

Marketing y Ventas: ¿Cuál es la diferencia?

marketing-ventas

Marketing y ventas son uno de los componentes más importantes para la supervivencia de una empresa en el mercado. Si bien ambos son dependientes el uno del otro muchas personas confunden marketing con las ventas y viceversa, lo cual es un gran error.

El marketing implica el diseño de un producto de acuerdo a las necesidades del mercado y de los clientes, la promoción del producto a través de publicidad, etc y el establecimiento de un precio competitivo para el producto.

El marketing es una plataforma que impulsa las ventas. Mientras que por otro lado el proceso de ventas es lo que haces para vender con éxito un producto o buscar un contrato.

Ventas y marketing, ambas forman parte del mismo todo y no pueden existir una sin la otra. El éxito de un negocio radica en el éxito de estas dos partes fundamentales.

El marketing es la columna vertebral del futuro de una empresa y la plataforma de lanzamiento para las ventas.

Si bien el proceso de marketing  abarca el diseño del producto, publicidad, etc el proceso de ventas es la ejecución de todos los esfuerzos que implican la interacción directa con el cliente, ya sea por la reunión en persona o llamadas en frío o el marketing en red.

Siempre hay una constante rivalidad entre los dos. La gente de marketing dice que tienen una ventaja porque piensa que son ellos los que diseñan los productos, establecen la estrategia y también desarrollan herramientas esenciales para las ventas.

Ellos dicen que las ventas son el resultado de la comercialización y por lo tanto deben seguir sus instrucciones.

El personal de ventas no está de acuerdo con este punto de vista y puede encontrarlo totalmente opuesto a su juicio. Ellos piensan que es el personal de ventas el que realmente vende un producto y trae dinero a la empresa.

marketing-ventas-definicion

Muchas empresas combinan las ventas y la comercialización en conjunto, pero en realidad tienen objetivos diferentes.

Mientras que el departamento de ventas está interesado en el cumplimiento de los requisitos de lo que el cliente pidió, el departamento de marketing es realmente ocupado estudiando lo que el mercado demanda.

El objetivo del departamento de marketing es de prever cómo el mercado va a posiocionarse en el futuro.

Se debe prever su producto atendiendo a las necesidades del mercado para los próximos años y estar dispuestos a realizar cambios de diseño en sus productos.

Es muy importante que una compañía integre sus departamentos de ventas y  de marketing de una forma homgenea. Es la correcta integración de estas dos importantes entidades la que alimenta el crecimiento de una empresa.

La gente de ventas no debe ser simplemente tratada como los recolectores de dinero. Cada departamento tiene su propio papel y debe ir de la mano en la venta de los productos de la empresa y debe ser el criterio importante lugar.

Marketing y ventas son dos conceptos que a menudo se usan como sinónimos, lo cual es un error. Si bien son complementarios y muy dependientes entre sí, en realidad son actividades con funciones y fines propios.

Por eso muchos departamentos reciben el nombre de “Marketing y Ventas”: ambos procedimientos van de la mano y deben desarrollarse bajo un mismo paraguas, pero no son exactamente lo mismo.

En este artículo te contamos cuáles son las diferencias entre marketing y ventas, con definiciones y ejemplos de una y otra actividad.

Si echamos mano de la definición de la Real Academia Española, marketing o mercadotecnia es el “conjunto de principios y prácticas que buscan el aumento del comercio, especialmente de la demanda”.

Por su parte, venta es “efecto de vender”, es decir, “traspasar a alguien por el precio convenido la propiedad de lo que uno posee”. Sintetizando ambas definiciones y buscando un símil, el marketing es el trampolín de la venta.

Diferencias entre marketing y ventas

Profundizando más en ambos conceptos, comprendemos mejor las diferencias entre marketing y ventas. Los responsables del marketing de la empresa tienen como objetivo crear las condiciones más favorables para que su producto o servicio se pueda vender bien, y todo ello debe estar plasmado en una estrategia clara y realizable.

Para lograr este fin, las actuaciones pueden centrarse en lo que la empresa ofrece pero también en lo que el cliente demanda o necesita.

El éxito de una estrategia de marketing se logra cuando la empresa tiene al cliente donde quiere: dispuesto a comprar, que puede ser de manera inmediata o en un momento posterior.

Y es ahí donde entra en juego el proceso de venta, el momento en el que se deben desarrollar las técnicas para que se realice el desembolso final.

Sin marketing o con unas actuaciones de mercadotecnia no demasiado efectivas, la venta es siempre más complicada puesto que rara vez el cliente compra sin referencias sobre el producto o la empresa.

Es entonces cuando el vendedor, si es una persona física, debe desplegar todas su habilidades: calidez, capacidad de empatía, poder de convicción, etc.

Si es una venta online, algunas de las cualidades más valoradas de un sitio web son un diseño claro y amigable y una pasarela de pago sencilla.

El éxito de un proceso de venta se logra cuando el cliente ha realizado el desembolso para comprar el servicio o producto.

Sin embargo, ahí no se deben acabar los esfuerzos de la empresa, sino que en la post-venta vuelve a entrar en acción el departamento de marketing para fidelizar a ese cliente y asegurar futuras ventas, así como resolver los problemas que pudieran surgir con lo vendido.

Por tanto, aunque vender es difícil, una de las diferencias entre marketing y ventas es que la primera es una labor más compleja, puesto que engloba procesos de promoción, de analisis de mercado, de previsiones futuras, de feedback con los clientes…

Actuaciones propias del marketing

Como decíamos, hay actuaciones que se centran en la propia empresa o producto y otras que se centran en el cliente o mercado. En el caso de las actuaciones relacionadas con la empresa, encontramos:

  • Campañas de publicidad para dar a conocer la empresa o el producto, en cualquier formato: vallas publicitarias, banners de Internet, radio, TV…
  • Inserciones en medios de comunicación en forma de publirreportajes o de noticias. Un ejemplo de algo que está ocurriendo mucho en los últimos años son los showcooking o las propuestas gastronómicas a las que los medios de comunicación acuden para elaborar una pieza periodística sobre tendencias u ocio, y que en realidad ayudan a posicionar un restaurante o un producto (un refresco, un vino con denominación de origen, etc.).
  • Entrega de muestras gratuitas u obsequios por la solicitud de información acerca del producto o servicio.
  • Decisión sobre el precio de venta. Aunque es algo íntimamente ligado al proceso de venta, esta decisión no debe recaer sobre los vendedores, puesto que ese precio se debe fijar en función de los costes de producción y también de la situación del mercado, lo cual requiere estudio y análisis.
  • Diseño de landing pages promocionales. Aquí te puede ayudar un diseñador web freelance, ya que hace falta un poco de habilidades y experiencia para hacerlas de la forma adecuada.

Entre las actuaciones que se centran en el cliente o mercado están:

  • Encuestas de mercado para conocer los gustos o necesidades de los potenciales clientes.
  • Análisis de las tendencias de demanda y compra en el pasado: periodos de auge y descenso, áreas geográficas de influencia, etc.
  • Previsiones a futuro como resultado del análisis de las dos actuaciones anteriores.

El mundo online como ejemplo de diferencias entre marketing y ventas

El comercio online es un ejemplo actual que ilustra las diferencias entre marketing y ventas, puesto que ambos procesos están presentes en el e-commerce. El marketing digital o marketing online engloba numerosas actuaciones, como pueden ser:

  • Las técnicas SEO y SEM para posicionarse correctamente en los motores de búsqueda, principalmente Google.
  • El marketing en redes sociales, que busca la interacción y la viralidad en plataformas como Faceook, Twitter, YouTube o Pinterest.
  • El mobile marketing, que tiene como base de operaciones el smartphone: descuentos por geolocalización, aplicaciones móviles, etc.
  • La difusión de la marca o de sus productos mediante ‘influencers’.

En cambio, las actuaciones propias de los procesos de ventas online son:

  • Estrategia de conversiones, que transforma una visita o una solicitud de información en la venta del producto.
  • Diseño de la tienda online e implementación de los servicios complementarios para una venta adecuada: soporte telefónico, demostraciones de los productos, etc.

Una última reflexión: la importancia de la comunicación entre marketing y ventas

Una vez que ya se tienen claras las diferencias entre marketing y ventas, conviene lanzar una última reflexión: la importancia de una comunicación fluida entre el grupo de trabajo de marketing y el de ventas.

Por un lado, los vendedores pueden informar a los especialistas de marketing sobre qué necesidades encuentran en los clientes: un servicio de atención más visible, una política de devoluciones más sencilla, mayor información sobre el funcionamiento del producto, etc.

Por otro lado, el personal de marketing debe informar al de ventas sobre cuáles son los puntos que se busca potenciar en la estrategia de marketing para que los vendedores lo tengan en cuenta en su actividad. Una buena comunicación entre los diferentes departamentos evitará errores o malentendidos.

Marketing y Ventas: ¿Cuál es la diferencia?
5 (100%) 3 votos

Deja un comentario

 

Leer entrada anterior
Marketing Político, qué es y cómo funciona

Aunque “marketing” es un concepto que normalmente va ligado a la economía, no solo se ciñe a ella. De hecho,...

Cerrar