Embudos de venta Vs. Páginas web

Déjame hacerte una pregunta: ¿tienes una página web? Si tu respuesta es afirmativa, dime, qué tal te funciona?…

Es un hecho, hace 10 años las páginas web fueron una auténtica revolución tecnológica, comparable a la invención de la rueda.

Podías crear una página web y empezar inmediatamente a promocionar tus productos y tus servicios en internet porque la gente encontraba fácilmente tu página web.

También podías contratar una empresa especializada en comercio digital.

Incluso podías pagar por algunos banners o crear una simple campaña de anuncios en Google y si lo hacías de la forma correcta, si invertías un euro, podías obtener fácilmente 2 euros de beneficios.

Pero aquellos felices tiempos pasaron y durante los últimos años la competencia se ha vuelto cada vez más feroz.

Millones de páginas web aparecen en internet cada día, los costes de publicidad suben cada vez más y aquella página web que antes te funcionaba de maravilla y te hacía ganar dinero, hoy en día lo único que se ha convertido es en una bonita pieza de museo que nadie visita o en la que solo puedes dar consejos para el Black Friday.

Si esto ya te está sucediendo, déjame decirte que no eres el único al que le sucede.

Si aun no te ha pasado, es cuestión de tiempo que tu página web se convierta en un elemento meramente decorativo, sencillamente porque su tiempo ha pasado. La era de las páginas web ya ha llegado a su fin.

En algunos mercados aun está languideciendo y en otros simplemente hace tiempo que las webs pasaron a mejor vida.

Y no tiene nada que ver con el dinero que inviertas en publicidad o el nuevo diseñador que tal vez hayas escogido para darle un impulso a tu web. Simplemente las reglas del juego han cambiado.

Por lo general, una página web no está diseñada para lograr conversiones. ¿Y qué son conversiones te preguntarás?

La conversión web hace referencia a aquella acción que se espera que haga un usuario al llegar a un sitio web. De alguna manera podríamos definirla como el arte de convertir un visitante en cliente o en suscriptor, en función del tipo de página web.

El problema que la mayoría de páginas web tiene es que sencillamente no están creadas ni diseñadas teniendo la conversión en mente.

Por lo general, una web tradicional tiene un menú de navegación con muchas secciones, tenemos textos acerca de los productos o servicios que se ofrecen, información sobre la empresa, fotografías y videos, etc.

Es una especie de folleto digital con toda la información de la empresa y con suerte una sección de contacto con un formulario que nunca nadie visita.

El problema de la conversión se divide a su vez en otros problemas que hacen que tu página web no obtenga los resultados que tu esperas. Vamos a verlos con más detalle:

Tu página web no está centrada en las conversiones

Déjame decírtelo otra vez, las páginas web por lo general no están diseñadas pensando en lograr conversiones, sino más bien en en mostrar información.

Si tus visitantes llegan a tu página web, se dan una vuelta y no encuentran lo que están buscando en menos de 5 segundos, lo más seguro es que se vayan y no vuelvan nunca más.

Cuando una persona llega a una página web se topa con un montón de información y opciones diferentes. Hoy en día la atención de los visitantes es menos que escasa, por eso es importante ofrecerle al visitante justamente aquello que está buscando.

A diferencia de una página web tradicional, un funnel de ventas está centrado únicamente en lograr una conversión. Realmente un funnel de ventas es como un proceso paso a paso en el que un visitante solo puede hacer 2 cosas, o irse o realizar la conversión para la que ha sido diseñado el funnel. No hay más.

Por lo general, las páginas web están creadas para ser bonitas. El principal objetivo suele ser el diseño.

Eso no quiere decir que un funnel sea algo feo o carente de diseño, pero la diferencia es que el funnel se crea teniendo en mente un objetivo muy claro y además podemos hacer un seguimiento de cada paso del funnel para determinar y medir los resultados que obtenemos de él.

Eso nos pone al alcance de la mano una poderosa herramienta que nos permite saber qué puntos del funnel podemos mejorar.

Deja un comentario

Responsable del fichero: ​Jose Cabello .Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales.La Legitimación; es gracias a tu consentimiento.Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield.Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, imitación o Suprimir tus datos enviando un email a ​jose@josecabello.net o ante la Autoridad de Control.Encontrarás más información en mi política de privacidad

 

Share This