Las 7 claves del éxito de Rockefeller

exito-rockefeller

No se si lo sabías, pero me encanta leer biografías de personas que han logrado alcanzar el éxito en sus vidas. Ya sea en el plano profesional o en el plano personal, es muy interesante conocer qué era lo que los convertía en exitosos y qué era eso que les diferenciaba de los demás.

Hace un par de años tuve la suerte de toparme con la espectacular miniserie “Gigantes de la Industria” emitida por el canal Historia. Es una especie de documental en formato de miniserie, donde hablan acerca de las vidas de los principales hombres de negocios del siglo XIX y principios del XX.
Cornelius Vanderbilt, Andrew Carnegie, J.P. Morgan, Henry Ford o John D. Rockefeller son los protagonistas de esta serie que plasma de una forma brutal y realista la pasión de estos hombres por lograr el tan aclamado “sueño americano”.

Hoy en concreto me gustaría hablarte de John D. Rockefeller (1839 – 1937), fundador de Standard Oil (mega empresa que llegó a controlar el 90% de la distribución del petróleo en los EEUU) y que fue uno de los hombres de negocios más famosos de los Estados Unidos.

Este artículo está basado en una biografía (un tochazo que puedes encontrar aquí) suya que leí hace un par de años. Dejando a un lado toda su interesantísima vida, hoy quiero centrarme en lo que yo considero las 7 claves del éxito de John D. Rockefeller.

1. Cuando logres algo de éxito, prepárate para las críticas

Rockefeller y sus socios crearon una de las empresas más grandes en toda la historia de los Estados Unidos. A finales del sigo XIX, Standard Oil llegó a controlar casi toda la industria petrolífera de país e incluso trataron de hacer lo mismo con la industria del ferrocarril. Durante años, Rockefeller fue criticado por sus métodos de hacer negocios y por su carácter.

Si bien algunas de esas críticas eran justificadas, muchas de ellas eran también muy exageradas.

Así que cuando tengas que tomar alguna decisión que vaya un poco a contra corriente a ojos de la mayoría, prepárate que recibir críticas.

El ejemplo más común es cuando uno decide montar un negocio. La mayoría de la gente suele opinar de forma negativa (normalmente los familiares suelen ser los más negativos).

Si no tienes éxito, te dirán eso de “ya te lo dije” y si tienes éxito normalmente será culpa de la “suerte” o de que has hecho algo raro para dar un “pelotazo”.

2. Prepárate para una “travesía por el desierto”

¿Sabías que el famoso Rockefeller empezó su carrera siendo un simple empleado? Siendo adolescente, Rockefeller trabajó como ayudante de contable para una pequeña empresa de Cleveland llamada Hewitt and Tuttle.

Trabajó sin descanso en ese puesto durante muchos años, examinando al detalle cada factura, cobrando a los clientes personalmente y ayudando a que la empresa creciera.

Durante este tiempo, Rockefeller desarrolló uno de los hábitos que posteriormente le ayudarían a lograr el éxito: una extrema fijación acerca de la cuenta de resultados y sobre todo acerca de lo relativo a los beneficios y a las pérdidas.

Si tu te encuentras en tu travesía del desierto particular, no desesperes. Normalmente el éxito no llega en un día, más bien es cosa de años de duro trabajo.
Así que toma ejemplo de Rockefeller y trata de sacarle el máximo partido al punto en el que te encuentras ahora mismo.

3. Celebra tus pequeños logros

Te sorprendería saber la cantidad de gente que hay por el mundo que están peleando duramente para lograr sus objetivos y que nunca celebran ningún pequeño logro simplemente porque guardan sus ganas de celebraciones para cuando llegue “el gran momento”.

Si estás comprometido con lograr el éxito puede que pienses que perder el tiempo en celebraciones menores no te ayudará a llegar antes a la meta.

En cambio, Rockefeller celebraba cada año el día en que logró su primer puesto de trabajo. El día 26 de Septiembre de 1855 el joven John D. Rockefeller entró a trabajar en Hewitt and Tuttle y a partir de esa fecha, cada año celebraba lo que él consideraba “el principio de su carrera hacia la libertad financiera”. ¡Toma ya!

4. Gestiona tus activos de forma responsable

Rockefeller era bastante conocido por su fijación en la austeridad a la hora de gastar su dinero. En una época la que los grandes magnates gastaban sin miramientos en grandes yates, coches de lujo y ropa cara, Rockefeller hacia todo lo contrario.

Hoy en día esa forma de actuar sería considerada una estrategia inteligente, ya que si aun no has logrado alcanzar una independencia financiera real, gastar dinero en lujos innecesarios lo único que hará es dilapidar tus cuentas bancarias.

Hablando ya de sus inversiones, Rockefeller fue un inversor atípico. Durante décadas, no vendió ni una sola acción de Standard Oil. Simplemente, se sentaba y veía cómo aumentaba el valor de su patrimonio cada año.

5. Aprende el arte de la negociación

Un negocio bien planeado y llevado a cabo puede acercarte al el éxito de forma asombrosa. Rockefeller negociaba constantemente nuevos tratos con las empresas rivales, empresas asociadas y cualquier que pudiera acercarle a sus objetivos de expandir Standard Oil por todo el país.

De hecho, muchos de sus mejores directivos llegaron a su empresa directamente desde la competencia.

Ya sea que estés negociando la compra de una casa o pedir un aumento de sueldo, tus habilidades como negociador marcarán la diferencia notablemente.

Por cierto, esto es algo que otro famoso empresario de éxito como es Donald Trump siempre comenta. Incluso publicó un libro sobre este tema, así que por algo será.

6. Tu no puedes hacerlo todo. Aprende a delegar

No puedes ser siempre el hombre orquesta. Si estás empezando, seguramente no te quedará otra que hacerlo todo tu. Incluso es bueno que aprendas a la perfección cómo funciona tu negocio.

El problema viene cuando empiezas a crecer y todo sigue girando en torno a tu figura. Ahí es cuando ese gran negocio y esa gran empresa que tenían que darte libertad financiera y tiempo para dedicarle a tu familia, se convierte en tu peor enemigo: un autoempleo muy exigente.

Cuando Rockefeller fundó Standard Oil, tenía unas grandes habilidades en organización, management y negociación. Pero fue inteligente y dejó toda la parte de investigación y desarrollo a personas más expertas de su confianza.

En nuestra búsqueda del éxito, es de vital importancia buscar también el talento de otras personas que sean expertas. Ese simple hecho, además de liberarte de carga, te ayudará a avanzar mucho más rápidamente.

Yo con mi negocio de diseño web y marketing online lo veo muy a menudo. Muchos dueños de empresas pequeñas, que además de atender su negocio también quieren diseñar su web, llevar el marketing, etc. Al final, es abrumador.

Ya te digo, está bien que aprendas lo máximo, pero llegará un momento en que delegar será inevitable si quieres tener una vida.

7. Entiende los límites del dinero

El dinero, al igual que el poder o la fama pueden crear maravillosos beneficios de todo tipo. Sin ir más lejos, las donaciones de la Fundación Rockefeller fueron esenciales para ayudar a establecer la Universidad de Chicago y la Universidad Rockefeller (toda una institución en Nueva York).

Sin embargo, a principios del año 1900, Rockefeller fue sometido a numerosas demandas judiciales, investigaciones de todo tipo y sobre todo muy mala prensa.

Esta presión negativa constante, significó que evitó muchas apariciones en público y además se perdió eventos muy importantes.

Incluso sus ingentes donaciones a la caridad fueron puestas en entredicho y criticadas. Su gran fortuna no pudo hacer nada para evitar todos estos problemas.

Las 7 claves del éxito de Rockefeller
4.67 (93.33%) 3 votos

Deja un comentario

 

Leer entrada anterior
guia-copywriting-seo-small
Guía de Copywriting para mejorar tu SEO (Infografía)

Hoy en día el SEO se ha convertido en algo fundamental y no puedes obviarlo si quieres posicionar tu página...

Cerrar