7 razones por las que no deberías trabajar conmigo

Me encanta mi trabajo.

Soy un apasionado del diseño web y además me gusta ayudar a la gente.

Por eso me siento realmente feliz cuando un cliente satisfecho me cuenta que gracias a la nueva web que le he diseñado ha notado un impacto positivo en su negocio.

El problema es que con el paso de los años, me he dado cuenta de que no todo el mundo es adecuado para trabajar conmigo.

Y eso está bien.

Contratar a alguien para que diseñe tu página web es una decisión importante y muchas veces también conlleva una inversión considerable.

Por eso, en este artículo me gustaría explicarte las 7 razones por las que NO deberías trabajar conmigo.

No puedes permitirte mis tarifas

El precio por diseñar una página web es algo que varía muchísimo.

Es algo que puede ir desde 500€ hasta 5000€ (y más) tranquilamente.

Puedes leer más sobre el tema de precios y lo que cuesta una web en este enlace.

Personalmente, mis precios oscilan entre los 995€ y los 5000€.

Esto es algo que muchas empresas pequeñas sencillamente no pueden permitirse.

Soy consciente de ello.

Las páginas web que diseño son una inversión importante.

Una inversión. No un gasto.

La razón principal de mis tarifas básicamente se debe por una parte al tiempo que me lleva realizar un diseño de calidad y por otra parte a todos los años que llevo como profesional, lo cual me permite poder saber qué diseño o características son las más apropiadas para cada caso.

A algunas empresas no les importa todo eso.

Simplemente quieren “estar en internet” invirtiendo la menor cantidad posible.

Y eso está perfecto.

Si eso es lo que quieren, la verdad es que yo no soy la persona adecuada.

Yo lo que busco es crear algo de calidad. Una página web que realmente pueda ayudarte a tener un retorno de inversión positivo.

No estás dispuesto a hacer nada por tu parte

Para que yo pueda crear la mejor web posible para tu negocio, voy a necesitar algo de ayuda por tu parte.

Si piensas que yo voy a hacer el 100% del trabajo y tu no vas a tener que hacer nada, ni a implicarte lo más mínimo en el proceso de creación de tu web, déjame decirte que lo llevas claro.

Normalmente tengo una primera reunión con mis clientes para que me expliquen un poco en qué consiste su negocio y qué es lo que quieren conseguir con la página web.

Si quieres que yo me encargue de diseñar tu web, antes de llegar a esa reunión habrás tenido que rellenar un formulario bastante completo donde de forma implícita te estoy obligando a que te sientes y organices tu ideas.

Te sorprendería saber que mucha gente que me pide presupuesto, ni siquiera es capaz de rellenar un formulario.

Después de que nos hayamos conocido y ya tenga claro qué es lo que necesitas, te voy a pedir contenidos.

Ya sean fotos, vídeos, textos, datos de contacto o lo que sea.

Voy a necesitar información por tu parte.

Yo no conozco tu negocio, no conozco cuales son tus productos o servicios.

O cual es tu historia.

Todo eso es necesario para poder diseñar una página web en condiciones.

Ni te imaginas la cantidad de proyectos que se quedan en dique seco porque los contenidos tardan meses en llegarle al diseñador.

Proyectos que en lugar de años podrían haber tardado unos pocos meses en finalizarse.

Ya se que estás ocupado con tu negocio y que lo más seguro es que el día a día te tenga completamente liado.

Pero te aseguro que vale la pena que inviertas un poco de tiempo en hacer los deberes.

Esperas que la web esté lista para ayer

Si eso es lo que buscas, lamento decirte que yo no soy la persona adecuada.

Por suerte o por desgracia, normalmente suelo tener la agenda completa a varios meses vista.

Esto quiere decir que si hoy me contratas para que haga tu web, lo más probable es que hasta dentro de un mes no pueda empezar a trabajar en tu proyecto, precisamente porque estoy atendiendo otros proyectos.

Una web típica, normalmente me lleva más o menos un mes tenerla terminada.

No porque necesite un mes para hacerla, sino porque a la vez que tu página web también estoy atendiendo otros diseños y otros clientes.

Si hablamos de una web más personalizada, con muchas funcionalidades o varios idiomas, la cosa se puede alargar a varios meses tranquilamente.

Además, el proceso de diseño web se divide en varias fases:

  • Investigación. Normalmente antes de empezar nada, hago un poco de estudio de mercado e investigo qué páginas son tu competencia, cómo están diseñadas, qué elementos incluyen, cómo lo hacen, etc.
  • Planificación. Aquí es cuando empiezo a crear el esqueleto de la futura web, organizar las secciones que tendrá, las funcionalidades necesarias, que plugins serán necesarios, etc.
  • Boceto. En esta fase ya empiezo con el diseño propiamente dicho y creo una versión básica y funcional de la web para poder hacernos una idea de cómo será la web final.
  • Contenidos. En este punto es cuando empiezo a meter todos los contenidos y maquetar de forma definitiva cada página de la web. Dependiendo de los requerimientos, aquí habrá que crear funcionalidades extra, configurar plugins, etc. además de maquetar los contenidos.
  • Pruebas. Finalmente hay que probar que todo funcione correctamente y según lo esperado.

Como ves, esto no es algo tipo “darle un par de clicks al ratón y listo”.

Es algo que lleva tiempo si se quiere hacer bien.

No tienes tiempo para mandarme los contenidos

Este punto va muy ligado al punto 2.

Yo entiendo que tienes un negocio y estás bastante ocupado todo el día.

Yo también lo tengo y se de qué me hablas.

Que vaya por delante que realmente no tienes que invertir mucho tiempo para que yo pueda trabajar de forma fluida.

Pero si no vas a poder invertir algunas horas de tu tiempo al proyecto de creación de tu página web, lo más probable es que yo no sea la persona que necesitas.

Como te he comentado a lo largo del artículo, vamos a tener algunas reuniones por skype para hablar del proyecto, voy a necesitar materiales y contenidos de tu parte.

También te enviaré algunos correos con los avances del trabajo y algunas preguntas por mi parte que normalmente son importantes que leas y contestes.

Por lo tanto, si no vas a ser capaz de estar pendiente de estas cosas, el proyecto se va a paralizar todo el tiempo que tu “des largas”.

A mi no me gusta trabajar así, por lo que si piensas que no vas a tener tiempo para implicarte en tu web, mejor no me contrates.

De verdad.

Esperas que diga “amén” a todo lo que dices

Hay gente que sabe perfectamente como debe ser el diseño de su página web.

Tienen bien claro en su cabeza como será la web de sus sueños.

Los colores, la estructura, el tipo de letra, etc.

Simplemente buscan a un diseñador capaz de llevar lo que tienen en su cabeza a la realidad.

Lamentablemente, yo no soy ese diseñador.

A menos que seas un experto en marketing online con años de experiencia y cientos de trabajos a tus espaldas, lo más seguro es que tus ideas no tengan una base real, sino simplemente tus gustos personales.

No me malinterpretes, está bien que tengas tus propias preferencias y gustos, pero yo llevo los suficientes años trabajando en esto como para saber de antemano lo que va a funcionar y lo que no.

Te aseguro que en todos estos años he tenido clientes de todos los colores y sabores.

Solo con recordar los clientes a los que hice caso a todas sus peticiones relativas al diseño web, me entran escalofríos.

Esos fueron los peores trabajos con diferencia.

Los peores diseños y los peores resultados.

Por desgracia, hace años yo simplemente me limitaba a hacer lo que mis clientes me pedían.

«El que paga manda», dice el refrán.

Pues esa es la receta para el desastre más absoluto.

Por lo tanto, si buscas a alguien que simplemente se limite a hacer lo que tu pidas, tenga sentido o no, yo no soy la persona que buscas.

Si algo no me cuadra te lo voy a decir y voy a quejarme.

Yo soy así.

Tengo un montón de años de experiencia diseñando y creando webs con un diseño profesional, que funcionan bien, con buenas tasas de conversión y que se posicionan bastante bien en Google.

¿Por qué no dejas que yo me ocupe de esto?

Ten en cuenta que yo cuando trabajo con un cliente lo que quiero es que quede contento con el resultado.

Quiero que vea su web y diga “Wow, esta página web es espectacular”, pero que además con el paso de los meses vea que llegan visitas, llegan clientes potenciales y clientes.

En definitiva, resultados.

No piensas hacer nada una vez tengas tu web terminada

Es increíble la de gente que se piensa que una vez que ya está diseñada la web ya está todo el trabajo hecho.

¡Ni por asomo!

Ahí es cuando realmente empieza el trabajo.

Siempre explico el mismo símil cuando hablo de esto:

Imagina que has montado un bar.

Has pedido un crédito al banco y has invertido una buena cantidad de dinero para reformar y decorar el local.

Cuando lo terminas, estás realmente orgulloso de tu bar.

Es moderno, con espacios agradables y una decoración que invita a quedarse.

El problema es que desde que abriste nadie entra por la puerta.

Tu bar está en una calle por la que pasa poca gente.

Alguno entra, mira y ve que está vacío y se va.

Es la teoria del bar lleno.

Normalmente si entramos en un bar que está lleno es porque inconscientemente pensamos que el bar es bueno, ofrece un buen servicio y buenos precios.

Lo mismo sucede al contrario.

Si no va nadie, la gente pensará que es porque el servicio es malo o los precios son elevados.

Piensa por un momento en la cantidad de páginas webs que se crean diariamente en el mundo.

Son millones.

Y la tuya es una más.

Sería genial  si con solo invertir en un diseñador y tener la web en internet, ya empezarán a entrar clientes pidiendo información y presupuestos.

Normalmente eso no sucede nunca.

Tendrás que hacer algo si quieres que la gente llegue hasta tu página web.

Y eso se llama marketing online.

Lo ideal es planificar una estrategia de marketing online y llevarla a cabo.

Puede implicar tener que invertir en publicidad en facebook, realizar campañas de email marketing, publicar contenidos en tu blog, etc.

Lo que está claro es que si quieres resultados, SIEMPRE vas a tener que invertir antes.

Esperas que tu web sea el próximo Facebook

Desgraciadamente, no creo que seas Mark Zuckerberg.

Crear el próximo Facebook, Google o Amazon no es tarea fácil.

Puede que pienses que se me ha ido un poco la cabeza, pero es que ni te imaginas la de gente que me plantea proyectos
ENORMES porque han tenido una brillante idea de negocio.

Proyectos web que normalmente requieren equipos completos de desarrolladores y rondas de financiación importantes.

Cada mes me llega alguien que quiere crear una “página web sencilla” y cuando empiezo a rascar un poco me cuenta que quiere un buscador de inmuebles tipo “idealista” o una web de anuncios como “milanuncios”.

Todo eso no son simples webs, son empresas con muchos empleados detrás que venden sus servicios a través de una plataforma web.

Lo normal es que no tengas ni el tiempo ni el dinero para poder invertir en algo así.

Así que si buscas a alguien que diseñe el próximo facebook para ti, lamentablemente yo no soy la persona que buscas.

En resumen

Espero que haya quedado claro en este artículo cuales son las razones por las que no deberías trabajar conmigo.

Yo estoy orgulloso del trabajo que hago y de ser completamente transparente con mis clientes.

Como siempre digo, no me gusta tener rehenes, me gusta tener clientes satisfechos.

Por lo que me encantará trabajar contigo si crees que mi forma de trabajar encaja con la tuya.

Y sino, pues ya sabes las razones por las que seguramente no trabajaré contigo.

 

Imágenes via Shutterstock

8 comentarios en “7 razones por las que no deberías trabajar conmigo”

  1. Me ha gustado mucho tu artículo. Me parece un argumentario muy completo y original.

    Ojalá en un futuro podamos trabajar juntos.

    Muchas gracias y mucha suerte,

    Juan

  2. Hola Jose,

    Sin duda alguna, sólo me queda aplaudirte y mucho, tocayo. Lo has bordado. Me ha gustado todo muchísimo, pero más aún el punto de decir «Amén a todo lo que dices». Porque soy de los que piensa que cuando contratas a alguien para cualquier cosa en esta vida tienes que dejarte asesorar por esa persona que sabe más que tú (para eso la contratas).

    Y otro puntazo el del ejemplo del bar para explicarlo a mucha gente que cree que todo el trabajo está hecho cuando la web ya está publicada y sólo hay que esperar a que lluevan los clientes. ¡Bravísimo, de verdad!

    Te lo comparto por todos sitios, te aplaudo una vez más y me quito el sombrero ante tan magnífico post. 🙂

    Un abrazo!

    1. Muchas gracias por tu comentario Jose Antonio!
      Creo que es importante explicar cómo trabaja uno, para que luego no vengan sorpresas.
      A mi me gusta ser lo más transparente posible y si te digo la verdad, muchas veces prefiero dejar pasar un cliente si veo que la cosa no va a funcionar.
      No todo es dinero en esta vida.
      Un abrazo!!

  3. Hola Jose

    Como todo en la vida siempre esa persona que es la indicada para trabajar con ella y otra u otras personas con las que no es indicado que trabajes con ellos.
    Existe una afinidad mucha veces entre el que busca algo y lo que encuentra.

  4. ¡Muchas gracias! Se ve que eres TODO UN PROFESIONAL EN EL ÁMBITO, la verdad es que yo gasté como 20,000 pesos (MXN) en hacer mi página web. Pero ya la tenía hecha para cuando te encontré a ti. Por eso no he necesitado nada hasta ahorita. Pero espero en un día poder llegar a trabajar juntos. ¡Mucho éxito hermano! Te mando un abrazo muy fuerte. La verdad sí hay unos detalles que me gustaría pulir más en mi página. Pero hasta ahorita no he tenido ni el capital ni el material, ¡pero seguimos en contacto para el futuro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable del fichero: ​Jose Cabello .Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales.La Legitimación; es gracias a tu consentimiento.Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield.Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, imitación o Suprimir tus datos enviando un email a ​jose@josecabello.net o ante la Autoridad de Control.Encontrarás más información en mi política de privacidad

Share This
Ir arriba