7 fallos de email marketing que te pueden hacer perder dinero

fallos-email-marketing

Normalmente uno de los objetivos primordiales de todas las páginas web es lograr obtener tráfico. Cuanto más mejor. Una vez que se tiene ese tráfico, el segundo objetivo suele ser capturar los datos de contacto de los visitantes para posteriormente realizar acciones de email marketing.

Pero una vez que se obtienen los datos de contacto ¿qué? Tener una base de datos de clientes potenciales no equivale a tener más ventas, simplemente es una gran oportunidad de negocio.

El punto clave está en cómo utilices las estrategias de email marketing para conectar con esos clientes potenciales y posteriormente realizarles una propuesta de ventas.

Existen una serie de errores que se suelen repetir a la hora de realizar una estrategia de email marketing. Estos errores te pueden estar costando dinero, así que te recomiendo que leas atentamente  los siguientes 7 errores a la hora de realizar email marketing:

1. No utilizar tu lista de contactos

Puede parecer algo absurdo, pero créeme si te digo que es algo que pasa. Hay gente que se centra mucho en crear su lista de contactos y hacerla crecer, pero que luego inexplicablemente no lo utilizan para nada. No realizan ninguna campaña de email marketing. Surrealista.

No se trata de que estés enviando emails a diario, pero si tardas más de un mes en contactar con tus suscriptores te aseguro de que más de la mitad se olvidarán de quien eres o incluso de que ellos fueron los que se dieron de alta voluntariamente.

Encontrar la frecuencia perfecta de envío de emails puede ser algo complicado. Si envías demasiados, muchos se darán de baja porque puedes llegar a saturarlos, mientras que si envías demasiado pocos emails, como te comentaba antes, la gente se olvidará de quien eres.

La frecuencia perfecta para enviar emails depende mucho del interés que tengan tus contactos sobre el tema que tratas. Es decir, si por ejemplo vendes zapatillas de running y tu lista de contactos se compone principalmente de gente apasionada sobre el running, es muy posible que estén muy receptivos a todo lo que les mandes e incluso les guste recibir un email diario.

En cambio si te dedicas a vender cursos sobre administración de empresas, no es muy probable que los suscriptores quieran recibir emails a diario sobre el tema.

La clave está en ir probando para ver la respuesta, pero por favor ¡utiliza tu lista de contactos!

2. Enviar email poco personales

Estoy seguro de que alguna vez has recibido un email de este tipo:

“Aquí en la empresa “Tal Pascual” ofrecemos productos y servicios de primera clase. Somos la mejor empresa del sector y hemos recibidos muchos premios. Ofrecemos soluciones innovadoras para sus necesidades, y blablabla”

Este tipo de mensajes no suelen tener mucho éxito cuando realizas email marketing. Lo más recomendable es que un email venga dirigido desde una persona hacia otra persona.

Una empresa no envía un email, lo hace una persona. Por lo tanto es importante dejar claro quien envía el email para buscar esa conexión emocional. Las personas no puede conectar con una empresa, en cambio sí puede hacerlo con otra persona.

Por lo tanto, te recomiendo que siempre envíes tus correos desde una cuenta de email real, con nombre y apellidos de la persona que se encuentra detrás de ese email.

3. No enviar emails segmentados

Siguiendo con el ejemplo de las zapatillas de running, digamos que tu te acabas de comprar el nuevo modelo “born to run”. Por otro lado, la empresa que fabrica esas zapatillas ha decidido crear una campaña fuerte de email marketing alrededor de este nuevo modelo y tu como eres un fanático de la marca, evidentemente estás en su lista de email marketing.

El resultado es que posiblemente recibas más de 10 emails relacionados con la venta de esas zapatillas durante las próximas dos semanas.  Es muy posible que en los emails veas llamadas a la acción del tipo “no pierdas más tiempo y compra las nuevas zapatillas ya” o incluso peor, que te las ofrezcan a un precio menor que el que tu pagaste.

Ese es el típico error relacionado con la segmentación: machacar a alguien para que compre ¡algo que ya ha comprado! Es un gasto de recursos inútil que hará que la tu imagen caiga por los suelos.

La solución a este problema pasa por segmentar correctamente tus listas. Si sabes que alguien ha comprado tu producto (deberías tener una listas de compradores), puedes excluirlos de las promociones o crear listas nuevas con las personas que no han comprado aun.

4. Repetir el mismo título en el asunto del email varias veces

Algunos programas de email agrupan los correos por los títulos del asunto. Es decir, que si hace un mes enviaste un correo con un título y hoy vuelves a enviar otro con el mismo, es muy posible que el gestor de correo los agrupe “pensando” que forma parte de la misma conversación.

Realmente no es un gran problema, pero si que da una imagen de poca profesionalidad, ya que seguramente los correos que utilicen los mismos títulos todos sean de ventas y cabe la posibilidad de que el usuario lo relacione y borre directamente tus correos.

Si inviertes un par de horas en redactar y diseñar un buen email o newsletter, no dejes de lado el aspecto del título. Es importantísimo poner un buen título con gancho, para invitar a que tus suscriptores abran el correo.

5. Reutilizar los mismos textos

Si la gente se da cuenta de que reutilizas los mismos emails que ya has enviado en el pasado, no estarás dando muy buena imagen (y aunque no se den cuenta, tampoco).

Si por ejemplo pones “en el siguiente vídeo que grabé ayer podrás encontrar…” y luego por la fecha del video se ve claramente que tiene un año, estarás dando una mala impresión. Dará la sensación de que o intentas engañar o no te tomas muy en serio el tema de los emails y los contenidos que envías.

Por lo tanto, trata de cambiar cosas, adaptarlas al contexto temporal, etc. si piensas reutilizar material antiguo. Por lo menos que se vea que has puesto de tu parte.

6. Nunca vender nada

Para mucha gente, el solo hecho de tener que vender ya les suena mal. Es como si fuera una ofensa para el posible cliente. Puede parecer algo raro, pero te aseguro que pasa. Es el caso contrario de aquellos que lo único que hacen es enviar emails de ventas.

Aquí de lo que se trata es de equilibrar la balanza. No los agobies, pero tampoco les hagas creer que no vendes nada o peor aun, que ofreces tus productos o servicios gratis.

Piensa que si alguien se ha suscrito a tu lista de correo o a tu newsletter, seguramente sea porque le interesa lo que ofreces. Por lo tanto, además de ofrecerle buenos contenidos interesantes y de calidad, es una buena idea ofrecerles tus mejores productos o los más adecuados para su perfil.

7. Escribir emails de relleno

Este es uno de los típicos problemas relacionados con el email marketing. Cuando digo escribir emails de relleno, me refiero a escribir textos vacíos, sin gancho, carentes de cualquier poder de persuasión.

Los textos de tus emails (sobretodo los de ventas), deberían estar centrados en explicarle al lector cual es tu propuesta de valor. O lo que es lo mismo: explicar porqué deberían comprarte a ti y no a tu competencia.

Si le das a la gente razones de peso y claras por las cuales tu oferta es la que soluciona sus problemas, te aseguro que un gran número de personas elegirá tu propuesta. No se trata de manipulación, sino de ofrecer la solución adecuada a los problemas de tus clientes. Ni más ni menos.

Deja un comentario

Responsable del fichero: ​Jose Cabello .Finalidad; envío de mis publicaciones así como correos comerciales.La Legitimación; es gracias a tu consentimiento.Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing Active Campaign cuyo titular es Active Campaign LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield.Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, imitación o Suprimir tus datos enviando un email a ​jose@josecabello.net o ante la Autoridad de Control.Encontrarás más información en mi política de privacidad

Share This