Cómo medir lo que se cuece en tu web- Key Performance Indicators

Cómo medir lo que se cuece en tu web: Key Performance Indicators

Seguro que alguna vez has escuchado esa frase de “lo que no se puede medir, no se puede mejorar”.

En el ámbito del marketing online resulta crucial que lleves un seguimiento de lo que sucede en tu web para que sepas qué es lo que funciona y qué es lo que no. Toda esta información te ayudará a tomar las decisiones y mejorar tus resultados.

Los puntos críticos que hay que medir en tu web y en tu negocio son los llamados Key Performance Indicators.

¿Qué son los Key Performance Indicators?

Para ayudarte a realizar este seguimiento, existen unos indicadores que se llaman Key Performance Indicators o KPI, que no son ni más ni menos que los puntos clave que necesitas tener en cuenta para saber si tu web o tu negocio navega por aguas tranquilas, o si por el contrario se hunde sin remedio en la inmensidad del océano.

Por ponerlo de forma más clara, son métricas que reflejan lo cerca o lejos que estás de alcanzar un objetivo previamente marcado.

Puede que te estés preguntando si los KPI son lo mismo que las métricas. Seguramente utilices un buen puñado de métricas para comprobar el estado de tu web (número de visitas, porcentaje de rebote, etc.). Los KPI serían aquellas métricas (normalmente no más de 5 o 7) que encuentras que son las más importantes para conocer el estado de tu negocio en un vistazo rápido.

Realmente los KPI se pueden usar para cualquier tipo de proceso y de negocio. Concretamente al hablar de internet, los usaremos para medir el desempeño de tu web en relación a los objetivos de tu negocio, ya que en internet se puede medir prácticamente todo lo que sucede en una página web y de este modo podrás conocer el estado de tu negocio de una forma objetiva.

Algunos ejemplos de KPI

Ingreso medio por visita. Calculado como los ingresos generados dividido entre el total de visitas.

Coste medio por visita. Calculado como los costes totales dividido entre el total de visitas.

Coste medio por conversión. Calculado como los costes totales dividido entre el total de conversiones.

Ingreso medio por pedido. Calculado como el total de ingresos por pedidos dividido entre el total de pedidos.

% de visitas nuevas. Calculado como las visitas nuevas divididas entre el total de visitas.

% de conversión. Calculado como el total de conversiones dividido entre el total de visitas.

% de conversión desde el inicio de la cesta de la compra. Calculado como el total de pedidos dividido entre las visitas que inician la cesta de la compra.

7 pasos para empezar con buen pie con los KPI

1. Asegúrate de que tu equipo entiende lo que son los KPIs. Si los encargados de las diferentes partes de tu negocio no entienden lo que son los KPI ni saben como medir correctamente lo que sucede, no podrán saber cómo interrelacionar los datos y en consecuencia es como si la pata de una silla estuviera coja.

2. Determina que indicadores son los importantes para tu negocio. ¿Cuáles son esos pocos indicadores que te dicen rápidamente cómo va tu negocio?

3. Evalúa que elementos son fáciles de obtener. Si te resulta muy complicado obtener ciertos datos, terminarás por dejarlo de lado y no te servirá de nada.

4. Expresa los KPI como una fórmula (como te he explicado anteriormente). De esta forma obtendrás datos con los que medir el desempeño de tus acciones y podrás saber si avanzas hacia tus objetivos.

5. Crea un cuadro de mandos sencillo. Un cuadro de mandos es un lugar donde de un vistazo puedes ver cómo va tu negocio. Puede ser una hoja de excell donde aparezcan todos los KPI de forma clara, puede ser un documento donde recopiles toda la información, o incluso un panel personalizado en Google Analytics. La cuestión es que echando un vistazo rápido sepas si la cosa va bien o no.

6. Comenta los resultados con tu equipo cada mes. De este modo podrás evaluar que tal están funcionando las estrategias y acciones que realices, lo cual te permitirá realizar cambios y tal vez cambiar los KPI a analizar. La clave está en tener un feedback  rápido y tomar las medidas que creas oportunas.

7. Analiza constantemente los KPI. Este último punto va íntimamente ligado con el anterior. Muchas veces los objetivos de negocio cambian, cambian las estrategias, etc. y se hace indispensable cambiar la forma en que analizas tu web.

Cómo medir lo que se cuece en tu web: Key Performance Indicators
5 (100%) 1 voto

Deja un comentario